LA LUNA, DEIDAD CONSENTIDA DE LOS AZTECAS

Por:

Los mexicas y otras culturas mesoamericanas conocían la gran influencia de la luna en nuestras vidas, desde la fecundación, el nacimiento, la agricultura y, por ello la honraban.

La luna es quizá el astro y símbolo más asociado a los ciclos. Como la luna nace, crece y vuelve a nacer de manera perpetua, ha sido motivo de asombro para el humano. Así el ciclo de la vida y la muerte también.

Por ello para los antiguos mexicanos la luna estuvo siempre asociada a aspectos también apreciados en otras culturas como nacimiento, crecimiento, plenitud, decaimiento y muerte; a la lluvia, la vida de las plantas.

Igualmente, a la menstruación y, por consiguiente, la fertilidad y la reproducción. También se le asociaba al tiempo y al destino, a la regeneración y a la oposición de la luz y la oscuridad.

Para los mexicas, antes aztecas, la luna, metzli, guardaba una relación estrecha con el agua, sabían, que esta influía en enormemente en este líquido vital.

El texto del investigador Yólotl González Torres, Algunos Aspectos del Culto a la Luna en el México Antiguo, nos concede una atrayente síntesis sobre este tema, y de él extraemos la información que a continuación s comparte.

El animal lunar por excelencia es el conejo y en los mitos de la creación este fue arrojado al rostro de la luna por Papáztac, uno de los dioses del pulque. “Los que son llamados los Centzon totochtin “400 conejos”, y uno de los principales se llama Ome TochtIi “dos conejo”. FUENTE: DE MX- CONTINUARÁ MAÑANA.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.