SUPONIENDO, SIN CONCEDER

Por:

En su regreso a la actividad policial de la Ciudad de México, el secretario de Seguridad Ciudadana indicó que el atentado que padeció hace casi un mes, el 26 de junio de 2020, se debió a la delincuencia organizada, es más precisó que desde hace muchos años existe presencia de los cárteles en la ciudad capital. Señaló, inclusive, que sus afirmaciones en que atribuyó a un cartel el atentado que padeció se basan en investigaciones realizadas a dicho grupo desde el año pasado, según informó el diario La Razón, en su portal de internet.

A ver si entendí: una autoridad local, de la Ciudad de México, ahora es local, en el régimen antiguo era federal, se denominaba incluso Distrito Federal, si mal no recuerdo, investiga a cárteles que actúan en la Ciudad de México, y dichos cárteles realizan una acción delictiva que se denomina delincuencia organizada. Bueno pues resulta que de acuerdo con nuestra Constitución Política y el Código Nacional de Procedimientos Penales investigar y perseguir a los grupos de delincuencia organizada no es competencia de la autoridad local, fenómeno extraño que está ocurriendo a lo largo y ancho del país, por cierto, por poner dos ejemplos: Jalisco y Guanajuato.

De ahí, que si la autoridad local, de la Ciudad de México, que está capacitada para la prevención, investigación, persecución de delitos locales, está realizando investigación en el caso de delincuencia organizada, lo menos que podemos esperar es que lo hagan mal. Por lo que tenemos como consecuencia un atentado de la magnitud de la que fue objeto el referido jefe de la policía; en otras palabras, el que haya podido ocurrir dicho atentado –a un año de investigaciones- se explica por la incompetencia en dos sentidos: porque son incompetentes, en el sentido jurídico del término –no tienen atribuciones para ello- y porque son incompetentes en el sentido literal del término.

Desde luego, sin hacer referencia a los posibles vicios del procedimiento en que pudiera incurrir una autoridad que no cuenta con facultades para investigar dicha delincuencia.

Esta falta de pericia se denota si acudimos a los datos oficiales para ver cuántas personas se encuentran detenidas en los reclusorios de la Ciudad de México por el delito de delincuencia organizada, y nos vamos a percatar que en una zona metropolitana de casi veinte millones de habitantes, en que desde hace varios años operan cárteles de la delincuencia organizada, en su sistema de reclusión, del total de personas detenidas solamente el 0.31% lo está por el delito de delincuencia organizada, esto es solamente 74 hombres y siete mujeres se encuentran detenidos en la Ciudad de México por el delito de delincuencia organizada, según la información de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la ciudad capital del país, hasta el mes de junio de 2020. Y seguramente esas 81 personas fueron investigadas y detenidas por la autoridad federal.

El abandono de la investigación y persecución de los delitos de delincuencia organizada por parte de la autoridad federal, a lo largo y ancho del país, en parte también explica tan pobres resultados en la materia en la Ciudad Capital, valga la expresión: si así estamos en la capital del país qué le espera a poblaciones pequeñas como Celaya, por ejemplo.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Un comentario

  1. Ana Ma Alcántara dice:

    Saludos, muy buen análisis. Felicidades

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.