ANIVERSARIO DE LA EJECUCIÓN DEL PADRE DE LA PATRIA

Por:

Qué tal amigos este día conmemoramos el aniversario 209 de la ejecución del Padre de la Patria Miguel Hidalgo y Costilla, por lo tanto nuestra bandera ondeará a media asta.

Hidalgo fue un sacerdote con ideas avanzadas. Un hombre culto, le gustaba preparar reuniones donde se comentaban las ideas políticas más vanguardistas. Ideas que provenían de una Europa Ilustrada y Revolucionaria.

Con la invasión de Napoleón a España y la destitución del rey Fernando VII, se comenzó a cuestionar las formas de gobierno de las colonias. Se sumó a las tertulias en las que participaban hombres importantes y militares de alto rango y llegado el momento, luego de que los descubrieran, la noche del 16 de septiembre, convocó a sus parroquianos para levantarse en armas, primero contra los franceses y conforme transcurrían los días contra el gobierno colonial.

Era un momento decisivo en la Historia de México y el inicio de su larga lucha por la independencia. Las tropas revolucionarias consiguieron triunfos importantes como el de la Batalla del Monte de las Cruces, sin embargo, las tropas realistas mejor armas y preparadas, organizaron la ofensiva de mano del General Félix María Calleja, que sorprendió a las tropas del cura Hidalgo, dejándolas muy mermadas.

Entre Hidalgo y Allende, los principales cabecillas, comenzaron a aparecer diferencias. Tales eran sus discrepancias que Allende optó por destituir a Miguel Hidalgo. El 25 de febrero, los insurgentes se preparaban para ir a Estados Unidos con el fin de comprar armas para continuar con la lucha armada. Allende recibió un mensaje de Elizondo, otro militante revolucionario que en realidad era un espía del gobierno español.

Éste convenció a los caudillos para que hicieran una parada en la zona de las Norias de Acatita de Baján, Coahuila y así lo hicieron. Conforme iban llegando los cabecillas, iban siendo detenidos, primero Mariano Abasolo y sus soldados. Más tarde, Allende, su hijo Indalencio, Mariano Jiménez y Juan Aldama.

Después apareció Hidalgo, montado a caballo y protegido por pocos hombres, con tan poca resistencia, también fueron apresados.

Una vez detenido, Miguel Hidalgo fue enviado a Chihuahua, tras un juicio eclesiástico en el que fue, expulsado del sacerdocio, llegó el juicio civil. Su condena fue de muerte por fusilamiento.

Antes de que le llevaran al patio del que fuera colegio de los Jesuitas, fue confesado, por lo que ni hubo excomunión. Se dice que pidió a sus ejecutores que no le dispararan por la espalda, sino sobre su mano derecha, la cual colocó sobre su corazón. Fue fusilado el 30 de julio de 1811, su cabeza fue cortada de un solo machetazo por uno de los miembros del ejército español.

Después, su cabeza, junto con la de Allende, Jiménez y Aldama, fue enviada a Guanajuato. En Guanajuato, fue metida en una jaula y exhibida en la Alhóndiga de Granaditas, allí permaneció expuesta 10 años. Se trataba de una forma de poner en conocimiento de la población, lo que ocurriría con los traidores al gobierno de España.

Diez años después su cuerpo fue exhumado y enterrado junto a su cabeza en la Catedral Metropolitana de México. En la actualidad se encuentra en el Monumento a la Independencia o Ángel de la Independencia, en la Ciudad de México.

Terminamos, buenas tardes.

thumb_up ¿Te gusta el contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Danos tu opinión

Campos marcados con *son obligatorios, su correo no sera publicado.